Su legendaria voz con amplio registro sonó por casi seis décadas

Ella circa Nov. 1946. Foto: William P. Gottlieb

Ella Jane Fitzgerald nació el 25 de abril de 1917 en la ciudad de Newport News del estado de Virginia en Estados Unidos.

De niña quiso ser bailarina, en un famoso incidente que se debía presentar bailando, sufrió de pánico escénico en un concurso amateur en el Apollo Theatre en Nueva York en 1934. Descartó bailar y optó por el canto. Entonó una canción en el estilo de Connee Boswell y logró ganar el primer lugar.

En 1935 Fitzgerald se unió a la orquesta de Chick Webb. Con este surgieron sus primeras grabaciones y hits incluyendo “Love and Kisses” y “A-Tisket, A-Tasket”. Ella tomó las riendas de la banda de web tras el fallecimiento de este en 1939 pero la banda se desintegró en 1942.

Fitzgerald comenzó entonces su carrera de solista, continuó grabando y presentándose con otros gigantes de la época como Benny Goodman, Louis Armstrong, Duke Ellington, los Mills Brothers, los Ink Spots y Dizzy Gillespie.

En los años cincuenta Fitzgerald tuvo como manager al empresario del jazz, Norman Granz, quién logró consolidar su popularidad. Grabó canciones de Richard Rodgers, Cole Porter, George Gershwin, Duke Ellington, Jerome Kern, Irving Berlin y Johnny Mercer. Además de aparecer en televisión, películas.

Ella en Amsterdam, 18 de febrero de 1961. Foto: Ben van Meerendonk

Desafortunadamente la salud de Fitgerald se complicó a partir de los años setenta. En 1986 tuvo una cirugía en el corazón y en 1993 tuvieron que amputarle ambas piernas por debajo de las rodillas debido a complicaciones por la diabetes.

A lo largo de su carrera, recibió 14 premios Grammy, el Kennedy Center Honor por logros en vida en 1979 y la Medalla nacional de las artes en 1987. Fitzgerald falleció el 15 de junio de 1996 en Beverly Hills, California.